Fue el pasado 15 de abril, en el medio de las celebraciones por el 105° aniversario del nacimiento del fundador y líder de Corea del Norte Kim Il-sung, que  Pyongyang dio a conocer un particular vídeo mostrando cómo sería un ataque nuclear a Estados Unidos. 


En la cinta se puede observar una introducción con cierta épica a partir del coro musical del Ejército norcoreano aplaudido a rabiar y con un final que no deja dudas sobre quién es el enemigo a atacar. 


Esta nueva provocación se suma a los desfiles constantes de poderío militar y pruebas de misiles con los que ostenta Kim Jong-un, al que el Gobierno de Donald Trump aseguró ya "no tenerle más paciencia". 


El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, en su visita a Corea del Sur prometió una "respuesta aplastante en caso de ataque" y calificó al régimen comunista de Corea del Norte de "amenaza más peligrosa y urgente para la paz y la seguridad en Asia Pacífico".