Viernes 24 de Marzo, 22:54 hs
MACABRO ASESINATO EN IBARRETA

Con un nivel de salvajismo pocas veces visto, descuartizó a su víctima y repartió las partes

La familia de la víctima tuvo que realizar el velorio sólo con el torso y una pierna hallados por un lugareño. Testimonios y numerosas pruebas halladas sindican a un primo como el autor del escalofriante hecho.

José Alfredo Acosta, hermano de Jorge Amaranto Acosta, el hombre salvajemente asesinado en la localidad de Ibarreta entre los días 11 y 13 de enero, sigue con la búsqueda de los restos de la víctima. En diálogo con Radio La Voz brindó escalofriantes detalles de lo acontecido.

 

"Mi hermano fue víctima de un hecho macabro. Todavía me encuentro en esta localidad en la búsqueda de sus restos. Como se sabe él fue asesinado y descuartizado, solamente se encontró el torso y una pierna que estaba unida a su cuerpo. El resto no apareció. Falta una pierna, los brazos, la cabeza, seguimos buscando, trabajando con la policía, que también continúa la investigación”.


José declara a este medio que la pesadilla empieza la semana pasada. El día viernes 13 se le notifica a la familia que Jorge no aparecía desde hacía dos días y que al primo del mismo lo habían detenido en averiguación de los hechos.

 

"Les adelanto que mi primo es el principal imputado en esta situación. Mi primo hermano, hijo de la hermana de mi mamá vivía con Jorge en Ibarreta. Él es un adicto, ex convicto, estuvo preso en el penal de Olmos de La Plata por otro hecho que no era el de homicidio, pero sí por otras figuras del código penal bastante agravadas y por las que pagó la condena. Para buscar reinserción social vino a Ibarreta, pero nunca se recuperó totalmente de las dogas. Ese es el perfil de mi primo”.


Acosta recuerda que su hermano desaparece el día miércoles 11, él mismo atendía su local comercial, donde se dedicaba a la venta de aparatos de comunicación.


Jorge Amaranto Acosta trabajó hasta el mediodía, y a partir de ahí ya nada se supo de él. Hasta que un lugareño se encuentra con un torso y una pierna, que después se comprobó se trataba de él, lo que conmocionó a todo el pueblo.

En este punto es que José considera necesario aclarar las versiones que algunos medios dejaron trascender, que no condicen con la realidad.


"El miércoles mi hermano desaparece. No abrió más el negocio. Pareció raro. El jueves tampoco abrió. Y el viernes por la mañana un lugareño, recorriendo un camino de tierra que lleva hasta la Ruta Provincial Nº 27, encuentra al costado de una alcantarilla una carretilla y un torso, se asusta y llama a la policía que da inmediatamente aviso y en un raid de 45 minutos empiezan a averiguar e informar, y se llega a la conclusión de que podía tratarse de mi hermano. Llegan a su casa, y ahí encuentran a mi primo muy campante lavando ropa ensangrentada”.


"Quiero aclarar, porque se dijo que esto era por un ajuste de cuentas narco, que andaba con peruanos, bolivianos, colombianos, y nada que ver. Esto lo hablo no como hermano, sino como persona que lo conoció. Él no se dedicaba a eso. Si realmente sos un narco, una persona tan mala, no vas a tener un cortejo de tanta gente llorando desconsoladamente por la muerte de un amigo”.

La familia no tiene dudas de que el autor sería el primo de la víctima, es más, las pruebas son contundentes respecto a esto. Cuando el Juez da la orden de allanamiento no solo se encuentra al sujeto lavando ropa manchada con sangre, sino que además en el lugar se hallaron un disco de amoladora ensangrentada y elementos corto punzantes como cuchillos, serruchos y mazos también con sangre.

 

"Cuando se da a conocer lo que pasó, los vecinos empiezan a sacar conclusiones, recordaron que les pareció extraño que el día miércoles no haya atendido y que el jueves tampoco haya abierto el negocio. Los vecinos que están detrás de la casa de mi hermano dicen que mi primo se comportó muy raro esos días, que lo veían salir de la habitación y que apagaba todas las luces, que todo lo hacía solo y siempre como tratando de no llamar la atención, muy perspicaz, como para que nadie vea nada”.


"El miércoles a la noche me comentan también los vecinos que este hombre fue a comer al pueblo y tenía la mano vendada, pero como la gente sabe que es un drogadicto no les llamó la atención. Todos sabían que mi hermano sufría y se preocupaba por él. Detrás de ese golpe en la mano había algo más macabro”.


Los informes de la autopsia y de acuerdo a lo que los familiares tienen como información, se supo que de los dos celulares que la víctima tenía, el de uso personal tiene como horario de ultima conexión registrada a las 11:55 del miércoles 11 de enero. Había hablado antes de ello con su madre, donde le contó que estaba todo bien. Después de esto ya no volvió a hablar con nadie, ni contestó mensajes. Jorge dejó de dar señales de vida.

 

En cuanto al otro celular, que era de uso exclusivo para su negocio, arroja como hora de última conexión las 19:30 de ese mismo miércoles. José está seguro que fue manipulado en la escena del crimen. Los dos celulares aún siguen sin aparecer.

 

"El informe de la autopsia, lo que informa el cuerpo, es que el crimen se produce en la siesta del miércoles 11, entre las 13 y 15 horas aproximadamente. A esto hay que agregar que a mi primo lo atiende por la herida en la mano un médico por la tarde ese día. Otro detalle es que había ido a pedir prestada la amoladora a su patrón, porque estaba trabajando en la construcción, que devolver el día jueves. Cuando el viernes pasa todo esto y se da a conocer, el patrón de mi primo va a buscar la bolsa con la amoladora y encuentra que la misma tenía rastros de sangre”.


"Todos los indicios dan como autor principal a mi primo. Hasta ahora no se habla de una complicidad ni en el asesinato ni en la descuartizacion. Ahora si hubo alguien que lo ayudó a repartir el cuerpo no lo sabemos, pero no aparece. A un kilómetro de donde tiró el torso apareció un fémur que lo tenemos en conserva todavía”.


El victimario había pedido ayuda de un compañero de trabajo para tirar lo que él llamó "basura”. Al recibir la negativa de parte de este, decide entonces dejar una mochila en la cual había una computadora y celulares. Cuando vuelve al otro día a buscar las cosas le confiesa que había matado y descuartizado a Jorge, cosa que no fue tomada por cierta. Pero no fue una mentira. No fue una locura. Lo había hecho.


"Estamos esperando que aparezca la otra pierna, los brazos, la cabeza. Que no aparecen. Seguimos buscando, la policía y nosotros como familia. Mi hermano era una especie de tutor de mi primo. Con su 1,90 metros y sus casi 100 kilos se imponía por su físico, pero este sujeto siempre decía a todos que dormido lo iba a matar. Y así lo hizo. Cumplió con esta amenaza”.


Actualmente el sindicado como único autor material de este escalofriante hecho permanece detenido en la localidad de Las Lomitas. Allí recibió la visita de su madre, su hermana y su amante.

 

"Tengo la total convicción de que le contó a la madre lo que pasó. La madre guarda silencio, no dice nada. Es toda una contradicción familiar todo esto”.


Por una cuestión de Jurisdicción el caso recae en la localidad de Las Lomitas, en la Tercera Circunscripción, con el Dr. López Picabea.

 

José, como abogado, está a la espera de que llegue el expediente. Se presentará como querellante en la causa.

 

"Quiero llegar al fondo, quiero llegar a la verdad. Hasta ahora todo sindica a mi primo como único responsable. Pero puede que alguien más haya participado, porque también falta dinero de mi hermano. Entre 70 y 150 mil pesos, que era su capital, había dejado su auto en Formosa, porque lo iba a vender para comprarse uno nuevo. Todo ese dinero falta. No sabemos si ahí fue que hubo una traición, si hubo una discusión”.


"Solo le pido a los medios de comunicación que tengan mucho cuidado para hablar, de acusar a mi hermano de que era narco. Objetivamente, repito, no como hermano, sino como persona, es que puedo decir que él no estaba para nada en eso”.

 

"Mi Hermano fue un laburante, de 44 años de edad, que a partir de los 35, 36 años le empezó a ir bien económicamente, después de pelear para superarse, para tener lo que quería. Hace un mes atrás se había ido de vacaciones y ahora estaba trabajando a full para compensar ese gasto. Espero que la justicia trabaje, que si es mi primo cumpla la condena, y si hay un participe secundario espero lo mismo. Confío en la justicia, ante todo divina, y también en la de los hombres. Nadie merece morir de esta manera. Ninguna familia debería pasar por esto, velar un cuerpo, teniendo solo partes del mismo, es un dolor inexplicable”, finalizó diciendo el consternado hermano de Jorge Amaranto Acosta.

36
10
Comentarios