Macri convocará a una mesa integrada por jueces, fiscales y expertos en justicia penal, con el fin de bajar la edad de imputabilidad, de 16 a 14 años.


Esto se dará en el marco de una reforma del régimen penal juvenil "porque la ley actual es de la época de la dictadura y debe ser modificada", según el ministro de Justicia dijo a Clarín.


Y aunque niegue que la edad de imputabilidad sea el centro de la escena, el título del diario Clarín (que sirve como vocero de muchas políticas de Gobierno) lo dice todo: "El Gobierno quiere bajar la edad de imputabilidad de 16 a 14 años".


 

El Gobierno tratará de buscar consenso para tratar una posible ley en 2018. Por eso analizarán la posibilidad de establecer penas diferentes para los casos más graves o que la carga de la prueba sea de la Fiscalía, como para tratar de conformar a Unicef y otros organismos.


Según revela el ministro, el caso Brian (el adolescente asesinado por otro de 15 años en Flores) habría sido el disparador: "La realidad demuestra que en el sistema penal tanto las víctimas como los imputados son mayormente jóvenes”.


"Nuestro objetivo es que en el futuro haya menos jóvenes en conflicto con la ley penal; que cada vez sean más los que estudien y trabajen y que sean valorados socialmente para lograr una sociedad más pacífica”, remarcó el ministro.