Hebe de Bonafini llegó al barrio de Once para mostrar su apoyo a los manteros y repudiar la represión que sufrieron en la mañana de hoy, martes. Además se dirigió a la comisaría séptima para interiorizarse sobre el estado de los detenidos. 


"Uno no sabe lo que pasa adentro. Si nadie se ocupa, los pueden torturar, puede pasar cualquier cosa. Llamé antes y no me atendieron", contó al respecto Bonafini a la prensa. 


"No soy abuela, las abuelas no vienen acá", respondió enojada Hebe de Bonafini a la prensa cuando fue abordada sobre los motivos por los que se acercó hasta el lugar donde su produjo la represión.