"Tuve que saltar una reja para huir de alguien que dormía conmigo", señaló Paola Mascambruni que se recupera de las heridas- que pudieron ser mortales- que sufrió por parte de quien era su pareja y padre de su hijo menor, Rodrigo Eduardo Picolini. 


Cuando intentó comprender cómo ocurrió esa golpiza, Mascambruni ironizó: "Supuestamente fue no haberlo mirado. No haberle prestado la atención que él en ese momento se merecía, ponele". 


El hombre encerró a Paola en su casa y la golpeó durante dos horas mientras le decía: "Vos de acá no te vas a ir". La mujer había intentado recomponer la relación, después de estar un año y medio separados, y Picolini aprovechó esa nueva apuesta para agredirla hasta que Paola logró escapar. El agresor se encuentra detenido por "lesiones graves agravadas por haber mantenido una relación de pareja". 

 

 

 

diarioregistrado