GUIÑOS AL CAMPO Y A LA INDUSTRIA

Diálogo con empresarios: Sergio Massa blinda su desembarco en Economía

Se contactó en persona y también a través de intermediarios con referentes de los sectores productivos. Busca anclar las expectativas y llevar previsibilidad en los primeros movimientos.
martes, 2 de agosto de 2022 · 22:25

A horas de hacerse cargo del nuevo Ministerio, que agrupará las funciones que venían desempeñando Economía, Desarrollo Productivo y Agricultura, Sergio Massa dialogó con referentes de distintos sectores de la producción. Lo hizo en primera persona y también a través de intermediarios. Busca anclar las expectativas y llevar previsibilidad en los primeros movimientos. Guiños a la industria y al campo.

A pesar de la identificación que genera la relación que supo cosechar con grandes empresarios de los medios, la energía y del sector financiero, el tigrense amplió muchísimo sus vínculos con el sector privado. En los últimos días, echó mano a esa agenda que supo acrecentar en la presidencia de la Cámara de Diputados. Fue para brindar certezas sobre los primeros pasos que se darán y, de alguna manera, blindar su desembarco en el Gabinete.

La primera entidad en confirmarlo fue la que quizás mayor grado de enfrentamiento expresa hoy con el Gobierno, la Sociedad Rural Argentina. Su titular, Nicolás Pino, reconoció contactos vía Whatsapp y hasta habló de la posibilidad de un encuentro presencial en los próximos días. "Bienvenidos los cambios si son para bien", dijo públicamente durante el fin de semana.

Según confirmaron a Ámbito fuentes empresariales, no fue el único contacto con el agronegocio. También ya hay conversaciones en marcha con las cerealeras, sobre todo vinculadas con la necesidad de acelerar la liquidación. Guillermo Michel, titular de Aduana, y Lisandro Cleri, designado vicepresidente del Banco Central de la República Argentina, también ofician de interlocutores para el armado de medidas.

En primera persona, Massa sostuvo contacto con otro empresario del sector de estrecho vínculo con la Casa Rosada. La charla se dio en horas en donde todavía no se había confirmado que Gabriel Delgado asumiría en la Unidad de Apertura de Nuevos Mercados de Proteínas y se había armado una especie de operativo clamor para que los privados endulcen los oídos del exsecretario de Agricultura y director del INTA, que finalmente se suma a la gestión. La idea de una serie de estímulos, como la baja de contribuciones patronales y amortización acelerada de inversiones, para agregar valor en origen, aparece en cada charla.

Aunque el clima de conversación fue ameno en todos los casos, el flamante ministro de Economía deberá afrontar un primer cortocircuito. El anticipo del impuesto a las Ganancias para grandes empresas, por el que el Gobierno espera recaudar unos $200.000 millones. Son unas 2.000 firmas que según el Ejecutivo tuvieron ganancias “extraordinarias” este año las que deberán afrontarlo. La parte negativa, dicen las compañías, es que si ese pago se hiciera el año que viene como estaba previsto se licuaría por el nivel actual de inflación. Aunque los optimistas lo ven como una manera de desactivar el proyecto de gravar la renta inesperada que Martín Guzmán envió al Congreso.

Previo al desembarco en el Palacio de Hacienda, también hubo vasos comunicantes con la industria. El titular de la UIA, Daniel Funes de Rioja, confirmó: "De Mendiguren, que va a ser clave en la relación con el sector, ya ha estado en contacto con nosotros". La principal preocupación pasa hoy por la posibilidad de acceder a insumos importados y el desafío central será brindar certezas sobre ese punto.

Los fabricantes locales pueden leer como un guiño la inclusión en el equipo económico de Priscila Makari, ex directora ejecutiva de la Fundación Protejer. Con la misma óptica, podrían analizar el arribo de Tomás Canosa que supo ser director del centro de estudios de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina pero que anteriormente formó parte de la UIA. Un equipo de corte industrialista, prácticamente garantiza que tanto la protección a los sectores sensibles y generadores de empleo como la agenda de financiamiento productivo, seguirán vigentes.

En los últimos días, la dificultad de encontrar interlocutores válidos trajo inquietud entre los hombres y mujeres de negocios. “Tenía pautada una reunión con Guzmán porque estamos con un plan de inversiones importante. Tres días antes de la fecha pautada renunció. Luego enviamos una carta a Batakis para continuar las gestiones; antes de tener una respuesta fue desplazada. Esperemos tener mejor suerte ahora”, ironizó el director de una importante firma energética. En cualquier caso, hoy comienza una nueva etapa, en la que el vínculo con las empresas encontrará a un frontman, en principio, con más herramientas que los anteriores.(ambito)

Comentarios