Martes 18 de Septiembre, 16:07 hs
LA SALUD DE MAJO

La joven de 16 años que cayó al vacío mientras practicaba la disciplina de danza acrobática con telas en el Nacional evoluciona favorablemente

Los padres aseguran que hubo abandono de persona por parte de las autoridades de la Institución. Aún no saben con certeza como fue que la adolescente termina siendo protagonista de este accidente, son pocos los datos que han podido recoger, lo que dificulta a los facultativos el tratamiento a seguir.

La joven de 16 años que cayó al vacío mientras practicaba la disciplina de danza acrobática con telas en el Nacional evoluciona favorablemente

Luego de la intervención a la que fue sometida, fue inducida a un coma del que salió este domingo por la tarde, pero los pronósticos siguen siendo reservados, ya que se sabrá con certeza si quedaran secuelas de acuerdo al paso y la evolución de la paciente.

Cabe recordar que María José, Majo, se encontraba dentro de las instalaciones del Colegio Nacional Gobernador Juan José Silva el pasado viernes 7, practicando un espectáculo de acrobacia con telas, disciplina que la joven ejecuta desde hace dos años, y que sería parte de las actividades a llevar adelante en la Elección de Reinas de la Institución al día siguiente.

Cerca de las 18 horas la adolescente cae, aun no se sabe en qué circunstancias, ni tampoco detalles tales como metros de la caída,  de qué manera  o que parte de su cuerpo impacta en el suelo. Eso en cierta manera ha dificultado la tarea de los médicos que la atienden en el Hospital de Alta Complejidad, nosocomio al que fue derivada e intervenida de urgencia.

La familia cuenta que según le habrían expresado compañeros de la joven que se encontraban en ese momento en el establecimiento, que la Rectora estaba presente en el lugar y había sido notificada del hecho, pero que jamás intervino.

Nadie responsable del colegio acompaño el traslado desde la institución al Hospital Central. Recién el día sábado cerca de las 20 horas, es decir, más de 24 horas después, la Rectora se acercó a dialogar con los padres de la joven, manifestando su pesar por lo ocurrido, pero a su vez tratando de deslindar responsabilidades, ya que aseguran, esta actividad era organizada por el Centro de Estudiantes, conducido como todos saben,  en su mayoría, por adolescentes, menores de edad.

Desde ese momento la institución no volvió a tomar contacto con los familiares de la víctima. Quienes si se apersonaron son miembros del Ministerio de Educación, quienes se pusieron a disposición para todo lo que se necesite.

Este no es momento de pensar en las acciones a seguir, pero ya una vez que la adolescente evolucione, seguramente los padres tomaran las medidas legales correspondientes.

Hoy la meta y la oración, la fe y la solidaridad están centradas en que Majo pueda salir de este trance, y que en poco tiempo la volvamos a ver cumpliendo sueños y sonriendo. Como lo hacía ese viernes, antes de la tragedia.

1
0

Valorar esta noticia

0% Satisfacción
100% Esperanza
0% Bronca
0% Tristeza
0% Incertidumbre
0% Indiferencia
Comentarios