OPINIÓN DEL LECTOR: POR JUAN RAMÓN LEZCANO

“Confirmado, mayormente pica a las y los descalzos”

Los hechos y conceptos descriptos son de exclusiva responsabilidad del opinante, este medio no se hace responsable de las opiniones vertidas por el autor.
sábado, 21 de noviembre de 2020 · 14:37

El fallo de la corte suprema de Justicia de la Nación del jueves, es otra demostración más de que el poder Judicial de nuestro País responde a los intereses de las y los poderosos, sean estás personas físicas o jurídicas. Este razonamiento popular deja muchísimas evidencias de que las y los más débiles están desprovistos de una justicia que los incluya.   

Somos una provincia empobrecida, discriminada por la política argentina generalmente centralista. El General Perón, Néstor y Cristina fueron les presidentes qué valoraron a la provincia de Formosa y a los formoseñes, reconocieron nuestros derechos y respondieron ante nuestros reclamos históricos; el General lo demostró con el desarrollo de su plan quinquenal, Néstor con la reparación histórica y Cristina con la continuidad de todas y cada una de las obras contenidas en el documento firmado por Néstor y Gildo el 28 de mayo de 2003, a tres días de haber asumido la primera magistratura de nuestro país. 

Recordando nuestra historia provincial, en 1995 empezamos a revelarnos a los preconceptos instalados en contra de todo el pueblo formoseño por los actores políticos, empresariales y mediáticos de sectores geográficos más favorecidos por las políticas de desarrollo impulsadas por el gobierno nacional desde inicio de nuestra historia. Llegó Gildo al sillón de la calle Belgrano y desde aquél momento nos orientó desde su discursos y políticas concretas a valorarnos como pueblo, reconocer nuestra idiosincrasia, nuestros modos únicos y particulares de convivir entre nosotres; nos devolvió la autoestima, ya no nos avergonzamos en ningún lugar del mundo de hablar con la tonada que tenemos, nos enorgullece afirmar que somos formoseñes!!!. Gildo peleó por imponer nuestros intereses y necesidades ante las autoridades nacionales que se negaban a reconocer nuestro derecho cómo pueblo; exigió -a los gritos- siempre qué fue necesario, que nos brinden nuestros recursos legítimos a través de la coparticipación, para así logremos construir las viviendas, centros de salud, hospitales, rutas, asfaltos en los barrios y localidades y demás obras de infraestructura básicas para la producción. Todo eso demuestra con claridad de qué Gildo es un mal ejemplo, alguien políticamente peligroso, para los poderes que actúan en las sombras, por esos motivos la oposición local exige desesperadamente en Buenos Aires qué impidan todo lo qué Gildo solicita (Gasoducto-Acueducto) de lo contrario en Formosa, hay peronismo por cien años más.  

La neutralización de obras públicas aplicadas a nuestra provincia por el gobierno de Mauricio Macri es la demostración del éxito obtenido por Luis Naidenoff y Ricardo Buryaile al solicitar frenar la revolución gildista en nuestra provincia. 

El objetivo del establishment nacional es impedir que se replique el modelo de liderazgo similar al nuestro a nivel Nacional, le temen a Gildo, desde su incursión en la primera línea de la política provincial y nacional, políticos, empresarios y personalidades del poder real pretenden quitarlo del medio. Su pecado es impedir que las y los políticos corruptos junto a empresarios voraces y extractivitas desplieguen sus negocios oscuros con los recursos naturales, económicos y humanos de todas y todos los formoseños.  

Desarrollar políticas de creación y sostenimiento empresarial con una mirada local, tiene su precio y Gildo jamás se quejó de pagar ese precio (mi ex barrio lo construyó una empresa inglesa, Seidman y Bonder) no entregar ni ceder ante las exigencias de los poderosos, tuvo consecuencias dañinas (hasta ahora) para la proyección política nacional de un líder que tranquilamente podría haber sido hace tiempo, nuestro presidente. Y eso es lo que destaca mucho más su grandeza, porque a todo eso Gildo le dijo no, se entregó a nosotres, a su pueblo, es por todo ello que lo bancamos bajo los términos que nuestros adversarios lo propongan. 

Gildo, no estás solo, todo un pueblo te acompaña, te quieren dañar para dañarnos.     

                                                                                                      Juan Ramón Lezcano 

                                                                                            Nuevo Encuentro Formosa 

0%
Satisfacción
100%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios