DICTADURA MILITAR

Vuelos de la muerte: el escalofriante testimonio de un testigo

El testimonio del ex conscripto Pedro Trejo fue tan breve como preciso: ubicó a dos de los acusados en el escenario de Campo de Mayo de donde partieron aviones con cuerpos de víctimas del genocidio, vivos o muertos. Fue el primer testigo de esta mañana en el juicio que investiga esa práctica aberrante por parte de 5 militares durante la última dictadura cívico militar.
martes, 12 de enero de 2021 · 19:19

“Trejo, ¿sabe qué llevan esos camiones? Fiambres. Muertos de la subversión.” Pedro Trejo fue quien rescató esta frase de su memoria, un “rumor” que le compartieron mientras era chofer de un coronel en el marco de su cumplimiento del Servicio Militar Obligatorio en Campo de Mayo, durante la última dictadura cívico militar eclesiástica. El ex soldado conscripto fue el primer testigo de la audiencia de esta mañana en el juicio por los vuelos de la muerte que partieron de esa guarnición del Ejército durante el terrorismo de Estado. Su testimonio fue tan breve como preciso: ubicó a dos de los acusados, Delsis Malacalza y Luis del Valle Arce en el escenario del predio de donde partieron aviones con cuerpos de víctimas del genocidio, vivos o muertos. E indicó que presenció, a lo lejos, la partida de uno de esos vuelos. 

Trejo fue conscripto en 1977. Primero estuvo a cargo de Arce. Luego, chofer del coronel Briel. En esa estructura ubicó a Malacalza como “segundo jefe”. “Yo andaba manejando todo el día, no me bajaba casi”, explicó Trejo durante su testimonio, que ofreció vía remota al Tribunal Oral Federal número 2 de San Martín, y que transmitió el medio autogestivo La Retaguardia a través de su canal de Youtube. 

Ante las consultas del fiscal Marcelo García Berro, el testigo recordó que manejó camionetas F1000, camiones Unimog, camiones Reo y hasta un colectivo. Antes, cuando su superior era Arce, “hacía guardias en Campo de Mayo. “A veces me tocaba en la torre de control o en las entradas del aeródromo” de la guarnición militar, sumó.

Dijo que vio aviones Fíat, Pipper, Twin Otter. “Ese manejaba el jefe”, por Briel, destacó. Una vez, contó, voló arriba del Fiat. Malacalza era el piloto y llevaba un copiloto. Nadie más. “Fue un vuelo por la zona. Habrá volado diez minutos. Salieron de Campo de Mayo y volvieron a Campo de Mayo. Lo probaron nomás”, aclaró. Era la primera vez que participaba de un vuelo en avión, contó que le llamó “la atención la altura, como se veían los autos, los caminos”. Recordó que subió por atrás “por una especie de rampa” que tenía el avión a la que llamó “la puerta”. Y también recordó que esa puerta “se abría durante el vuelo” ya que mientras estaba en el aire la abrieron: “Me pegué un julepe de aquellos. Me imaginaba que me iba a succionar el aire. Me enredé las manos con las cintas que tenía los asientos. Del julepe que tenía. Malacalza se daba vuelta, me miraba y se reía”, sostuvo.

Un vuelo desde lejos

Luego, describió lo que podría haber sido uno de los vuelos de la muerte que se están analizando en este debate oral. Él estaba a la orden del Coronel Briel, era su chofer. Eran las 16 o 17 de un día que no definió. En eso, “por una calle interna de Campo de Mayo (...) cerca del Batallón (que era su base)”, un paso obligado que los vehículos deben hacer desde el ingreso del Batallón hasta la pista del aeródromo, “llegaron unos camiones de la (Policía) Federal, que eran tipo 350, con cajas grandes, tipo celulares como los que llevan a los presos”.

Entonces, su jefe lo llama. “Soldado, vamos arriba”, lo que significaba que debía trasladarlo hasta la pista. Lo hizo frenar antes. “Me hizo parar antes, donde hay una barrera y un puesto de control. Me ordenó que lo esperara ahí. ‘¿Quiere que lo acerque coronel?’, ‘No, quédese acá’, me dijo. Se acercó a la punta de la pista, en donde estaban los camiones y un avión Fiat. A la punta de la pista es donde empezaban a carretear los aviones”.

Trejo dijo que nunca supo qué llevaban los camiones esos que vio a lo lejos estacionados en la pista de aviación, pegados a un avión Fíat. Pero alguien, entonces, le dio una idea: “Vino un cabo primero, que no me acuerdo como se llamaba, y se acercó y me dijo ‘ Trejo, ¿sabe lo que lleva ese camión? Subversivos, fiambres, muertos de la subversión’”. Trejo, sentado al volante de la camioneta en donde trasladó a Briel, vio al Fíat despegar y a los aviones salir de la pista.

El debate

El debate oral y público sobre la existencia de vuelos de la muerte que partieron desde Campo de Mayo durante la última dictadura comenzó en octubre pasado a repasar la responsabilidad de cinco militares retirados que se desempeñaron en esa guarnición en la organización y concreción de aquel método de exterminio y desaparición de personas. Además de Santiago Riveros, quien fue jefe de Institutos Militares y es, a esta altura, un número puesto en todas las causas que investigan delitos de lesa humanidad cometidos en Campo de Mayo, integran la nómina de acusados Luis del Valle Arce, Delsis Malacalza, Eduardo Lance y Alberto Conditi. Los cuatro, ex aviadores, integraban diferentes áreas del batallón de Aviación 601, con sede en el Cuerpo IV del Ejército, y que funcionaba en la guarnición militar. 

Los testimonios de ex soldados conscriptos que cumplieron el Servicio Militar en Campo de Mayo aquellos años son el eje central del juicio. A fines del año pasado, jueces, fiscales, abogados querellantes y familiares de víctimas corroboraron aquellos dichos en una inspección ocular que realizaron al predio militar, la pista de aviación, los hangares. 

En el marco del plan sistemático de represión ilegal practicado durante la última dictadura cívico militar, se los acusa de “organizar, planificar y materializar los denominados ‘vuelos de la muerte’ o ‘vuelos fantasmas’”, indica el auto de elevación a juicio elaborado por la Fiscalía, a cargo de Marcelo García Berro. Están imputados directamente por el secuestro, las torturas y el homicidio de cuatro víctimas: los estudiantes secundarios Adrián Rosace y Adrián Accrescimbeni; Rosa Novillo Corvalán y Roberto Arancibia. Todos fueron secuestrados entre 1976 y 1977 y sus restos fueron hallados en las costas de Magdalena, Punta Indio y Las Toninas. 

 

 

 

 

 

Fuente: pagina12

 

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios