CALLE GUEMES, ENTRE CONGRESO Y CABRAL

Golpearon, ataron y torturaron a un jubilado para desvalijarle su casa en San Antonio de Padua

Los cuatro delincuentes encapuchados le quemaron la mano con un cigarillo a la víctima de 86 años y le dieron culatazos en la cabeza. Después, robaron un almacén que está enfrente de la propiedad.
jueves, 29 de abril de 2021 · 16:23

Un jubilado, de 86 años, fue despertado a golpes, atado con cinta de embalar y amenazado con un arma por cuatro delincuentes encapuchados que entraron a robar a su casa de la localidad bonaerense de San Antonio de Padua.

Para meterse en la vivienda, los asaltantes treparon un muro y rompieron una ventana, informaron fuentes policiales.

Además de robar algunas cosas de la casa del jubilado, los delincuentes se metieron en un almacén que está en el frente de la propiedad, donde también robaron.

El asalto fue cometido a las 4.30 del miércoles en una casa ubicada en la calle Güemes, entre Congreso y Cabral, de San Antonio de Padua norte.

Allí vive Juan Carlos Aguirres, que fue atacado por los delincuentes mientras dormía. "Es una vergüenza, así no se puede vivir. Me revolvieron todo y me pegaron un culatazo. Me dejaron todo patas para arriba", expresó la víctima.

Los asaltantes encapuchados y armados ingresaron a la casa, lo ataron con una cinta de embalar y le dieron trompadas y culatazos en la frente y hasta le quemaron una mano con un cigarrillo para que les dijera dónde tenía dinero.

A la víctima, que estaba sola, la mantuvieron cautiva unas dos horas, mientras ellos revolvían la casa en busca de valores.

No conformes con lo robado, la banda fue hasta un local ubicado en el frente de la propiedad, que está alquilado y donde funcione un almacén, cuya puerta rompió para poder entrar a robar dinero que había en la caja registradora y algunas bebidas alcohólicas, cigarrillos y otros productos.

El robo fue denunciado por la hija de la víctima en la comisaría segunda de Merlo, por lo que la policía inició la búsqueda de los asaltantes.

"Me quemaron también la mano y en la cabeza tengo moretones. Los delincuentes entraron y yo sentí ruidos y vi una luz prendida cuando estaba en la cama. No se puede vivir tranquilo", declaró el jubilado.

 

 

 

 

 

 

 

FUENTE: cronica

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios