Viernes 19 de Julio de 2024

Hoy es Viernes 19 de Julio de 2024 y son las 03:50 -

COMUNIDAD

30 de marzo de 2024

En un partidazo, Huracán le ganó a River y dejó la Zona A de la Copa de la Liga al rojo vivo

Con un gol de Walter Mazzantti, el Globo venció al equipo de Demichelis con 10 jugadores.

 

Fue un Mazzanti directo al mentón. La corrida inolvidable de Walter que hizo estallar de algarabía al Ducó mandó a la lona a un River que parece empecinado en complicarse. Porque la tranquilidad que le había dado la Supercopa Argentina le duró un suspiro. Primero, se compró un problema con el 0-4 en un amistoso postergado ante Independiente Rivadavia. Y justo en la antesala del debut en la Libertadores, Huracán, el mismo que le había sacado el invicto en el Monumental en noviembre pasado, ahora fue el responsable de su primera derrota oficial. Así, el equipo de Demichelis, además de poner en riesgo su clasificación a la próxima fase de la Copa LPF, hará el periplo hacia Venezuela para enfrentar a Táchira otra vez lleno de dudas en lo futbolístico.

 

 

Aunque los protagonistas suelen decir que “el partido más importante es el próximo”, no deja de ser una frase casetera. Y quedó reflejado en la noche sabatina, cuando River pareció tener la cabeza ya en la Copa. Es que si bien, como suele suceder, tuvo un arranque avasallante que incluyó un gol anulado al debutante Zabala por apenas un hombro, acción que pudo cambiar el desarrollo del juego, como suele suceder, se fue apagando. La decisión de apostar por Simón por sobre un acompañante a Borja no dio resultado, con Nacho Fernández y Barco imprecisos y el colombiano luchando sólo ante los sólidos Tobio y Benítez.

 

 

Enfrente, el Globo siempre tuvo claro el libreto: abroquelarse bien atrás y salir de contra para agarrar mal parado a su rival, con Echeverría como eje a pesar de que venía de jugar con Chile ante Francia junto a Paulo Díaz (descansó y ni siquiera fue al banco). Y mientras Herrera y Enzo Díaz fallaban en los centros, Cabral y -sobre todo- Mazzanti comenzaron a crecer por las bandas, con un Pussetto que, aunque no convierta, tiene todo claro y marca la diferencia en cada acción.

 

 

Asi, River cayó fácil en la trampa quemera. Leandro González Pirez, flojo en la marca y en la salida hizo extrañar horrores a PD, Cabral le rompió las manos a Armani y los cambios en el entretiempo de Demichelis fueron una solución a medias. Por un lado, Solari dejó en claro que Borja necesita una compañía y le cambió la cara al ataque exigiendo a Galíos veces y hasta pérdiendose el empate de forma insólita en el área chica. El Diablito Echeverri le aportó gambeta, rebeldía y cambio de ritmo, pero Fonseca quedó como único #5 y en la acción clave del partido jamás pudo alcanzar a Mazzanti a pesar de estar más fresco de piernas.

 

 

Huracán, el que no había ganado con Kudelka en el banco y llegaba sin chances de meterse entre los ocho mejores, recuperó la sonrisa y se llena de ilusión en lo que puede ser el punto de partida hacia la recuperación. Y como plus, fue el responsable de complicar a River en un momento más que inoportuno de la temporada: el encuentro que podía encaminar su pasaje a la próxima instancia de la Copa LPF y significar el envión para encarar de la mejor manera el objetivo más importante del semestre se transformó en otro dolor de cabeza para Demichelis. O mejor dicho, en un verdadero Mazzanti...

 



COMPARTIR:

Comentarios